Autosuficiencia.

 Su cabello dorado iluminaba la habitación sin necesidad de encender la luz.
Y el acelerado latido de mi corazón hacía de banda sonora, sin necesidad de encender la radio.

1 comentario:

La niña imantada dijo...

¿Y como sonaba el corazón?