Confesiones del vecino pervertido.


Sus senos se asomaban por la ventana, me hacían hiperventilar. Y sufría taquicardia sólo al pensar cuán hermosa tenía que ser es parte de su cuerpo que no era visible desde mi habitación.
Ella se vestía y desvestía inconscientemente ¿quién va a observarte mientras te cambias de ropa? Hay cierta minoría que lo hace (inclúyaseme en este grupo). Y sin la pobre saberlo, yo ya controlaba todas sus cicatrices de la barriga, paliducha, con un gracioso ombligo.
Y así sehuí,observándola treinta minutos diarios, hasta que un día, en vez de asomarse sus pechos se asomaron unos testículos. Era su marido.

2 comentarios:

La niña imantada dijo...

¿quién va a observarte mientras te cambias de ropa?
El depravado del vecino que te espía, o uno que abre la ventana por casualidad, o tu novio desde la cama. Quizás, incluso, el presentador del telediario si te cambias en el salón.

La niña imantada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.