Hormiguita.

Elisa saltaba, saltaba, y saltaba. Aquel día se había olvidado los zapatos de tacón para poder besarle.

1 comentario:

Murdermuffin dijo...

pues que se subiese a un taburete