Gotita Gotita Gota.

Hoy salimos a la calle a comprar ropa. Me envolví en la bufanda roja y me agarré a ti como un koala. Siempre me gustó tu olor, y no el de tu colonia, no no, hueles a ti, a tostada crujiente, a sol de enero, a hoguera, a sábana limpia y a libro antiguo. Además, tu chaqueta se me antojó amorosa y no pude resistirme a cerrar los ojos mientras caminábamos, con el sonido de las gotas cayendo sobre tu paraguas, marcando un ritmo que no iba  a nuestro tic tac de los zapatos al pisar. Los susurros de las señoras que se sientan en los bancos públicos a relatar sus tiempos de posguerra hacían de acompañamiento y tu voz grave que contaba tonterías tomaba (para mí) la voz del concertino. En ese momento pensé que aunque llevaras una bolsa de supermercado a modo de taparrabos seguiría creyendo que eres el chico más fabuloso del universo.

2 comentarios:

enrojecerse dijo...

y con ese ambiente y él a tu lado,
quién no cree en la perfección?
:)

tania dijo...

Hola

Mi nombre es Tania y soy administradora de un directorio de webs/blogs. Me ha gustado mucho tu blog. Quisiera intercambiar enlaces. Puedo agregar tu blog en mi directorio para que así mis visitantes puedan visitarlo tambien.

Si te interesa, escribeme al mail:
tajuancha@gmail.com

Exitos
Tania